El final que necesitan…

Cita2

Me gusta especialmente esta cita de María Dueñas en la novela Misión Olvido por lo contundente de su mensaje. Viene a decir: “¡ey! todos cometemos errores, no pasa nada; pero ahora que veo cómo ha ido todo puedo rectificar y empezar a dejar los errores atrás y centrarme en seguir avanzando.”

Nadie dice que sea fácil; pero dejar las puertas abiertas a los “por si acaso esta vez es diferente”, “por si acaso esta vez no me equivoco”, “por si acaso esta vez es la acertada” no hace más que alargar la agonía de pensar que las cosas pueden cambiar o que a base de errar siempre en el mismo punto alguna vez se acertará.

No es cierto; puedes errar una, dos, tres veces, pero no hay oportunidades infinitas para ver si hacemos las cosas bien al fin.

Uno tiene que ser consciente y saber cuándo cerrar una puerta, aunque dé un poco de miedo hacerlo.

No es malo cerrar puertas; nos dan la oportunidad de dejar de mirar de reojo al pasado, a una puerta entreabierta y poder mirar de frente de una vez, con la cabeza bien alta y de frente.

Hay demasiadas experiencias nuevas por vivir como para estar mirando todo el tiempo lo que vamos dejando atrás. Y dejar atrás significa no volver a caer en la misma piedra de siempre.

Dejar atrás significa decir con firmeza: ¡allá voy! Voy a comerme el mundo y lo que haga falta.

Dejo de mirar atrás y me centro en lo que está por venir.

SGS

Anuncios